Luna Neptuno

 

La confusa ilusión

Copyright  por Claudia Lamata de Gigli

 

Luna-Neptuno, Cáncer-Piscis, dos planetas regentes de signos de agua y la Luna por excelencia planeta acuoso. Decir que Luna-Neptuno se ponen en contacto a través de un diálogo tenso como una cuadratura o una conjunción y que este contacto se afloja un poquito con un trígono o un sextil (aunque a veces es más peligroso) no nos dice tanto como cuando pensamos en la conversación de Cáncer y Piscis. Es realmente confuso, complicado, hasta podría decir arduo comprender a estos dos signos en diálogo permanente, como ocurre en una carta natal.

Durante mucho tiempo los estuve estudiando en temas de personas que están y han estado vinculados a mi vida. Muchas cosas podría decir de este contacto, pero mi interés solo versa a lo que se dice del autoengaño y la mentira con la que muchas veces se manejan.

Cáncer y Piscis corresponden a la casa IV y XII respectivamente del zodíaco en reposo, cuando en una carta tenemos planetas en IV o en XII, la lectura e interpretación nos lleva a bucear en las profundidades del elemento agua. Son signos donde la emocionalidad y sensibilidad  juegan un papel principal. De hecho toda comprensión de lo que una casa IV o XII cargada nos dice es como navegar por un laberinto en el fondo del mar.

Los nativos Luna –Neptuno juegan un poco con esto, uno nunca sabe con seguridad que es lo que sienten, piensan o desean. Hay frases muy frecuentes en ellos cuando se los increpa por algo que dijeron o afirmaron en un determinado momento o frente a una situación dada, esta es:

“No, no, yo no quise decir eso……es decir lo dije pero con otro sentido, no el que vos le estás dando” o “Perdoname pero no pensé que lo fueras a tomar así, en realidad me entendiste muy mal, yo nunca afirmé que te quería solo que me siento muy cómodo en tu compañía”.

Palabras que sirvieron en un momento para consolidar un vínculo o palabras que fueron utilizadas para defender una postura o simplemente una idea en una discusión, pues Señora, Señor usted entendió mal, seguramente no estaba prestando la debida atención o lo que es peor es usted el que tiene mala intención en entender las cosas como corresponden y no como los nativos Luna-Neptuno pretenden.

Esconder la verdad como disfrazarla o distorsionarla, es habitual en estas personas, más aún diría es todo un arte. Son artistas excelsos y perfeccionistas, con una florida imaginación para convencer al otro de lo que ellos intentan. Ante una difícil situación (para ellos) se transforman como el camaleón y cambian el rol de agresor al de víctima y aquí contamos con dos pasos bien delimitados:

 1) De pronto sufren, lloran y piden perdón dando por sentado que a ellos no les corresponde, pero lo piden igual para demostrar su buena voluntad. Con este proceder nos remitimos a Cáncer, con todo el manejo de emociones, o mejor dicho lucha de poder.

2) El sacrificio, es infaltable en este contacto. Se sacrifican para que el otro no se perjudique, para no dañar el vínculo, son seres capaces de renunciar en ese instante a lo que más quieren en la vida, con tal de que el problema se solucione. Actitud muy propia de Piscis, se sacrifican por el mundo………..

Son dos pasos que nada tienen de cierto, es una excelente teatralización que merece un premio.

En muchos textos estudié y leí que estos nativos se autoengañan. En realidad no creo que así ocurra en la vida cotidiana, estas personas no se mienten así mismos, sí en cambio utilizan una Confusa Ilusión para mentir a los demás.

Tener que discutir o debatir con Luna –Neptuno es muy difícil, recomiendo nunca ir a su terreno, que es un laberinto en la plataforma submarina. Se puede perder la perspectiva con mucha facilidad y entrar en un estado de placentera confusión y suspensión, uno puede flotar sin saber si lo que tiene delante es un delfín o un tiburón.

Realmente creo que el contacto que realmente se autoengaña es Mercurio-Neptuno, se miente a si mismo y también a los demás. Pero primero pasa por su propia confusión, para luego convencerse que es así como lo piensa. También está el nativo Mercurio-Neptuno que estafa, roba, y miente despiadadamente, pero con un fin determinado.

En el caso de Luna –Neptuno funciona como un elemento más de la personalidad de estos individuos, es una actitud, más abarcativa, que adoptan para solucionar un problema, para poner fin a una discusión y porque de esa forma el otro nunca llega a conocerlos. Especialmente cuando se tiene en el Asc o en la casa I.

Es imposible que estos nativos cambien, todo lo contrario, he visto que con el paso de los años y la edad avanzada las consecuencias de Luna-Neptuno se intensifican aún mucho más.

Probablemente todas estas personas carezcan de la valentía necesaria para enfrentar a la vida de una forma directa, sin necesidad de recurrir a las artes de Luna-Neptuno. No todos somos iguales y no se puede pretender que actuemos igual ante un mismo acontecimiento, pero sí podemos aspirar a vivir con más sinceridad. La confusión de la mentira, por más leve que sea, nunca es aconsejable, no trae sino desinteligencias y desencuentros. Y por otro lado la Verdad siempre sale de lo oculto y se muestra imponiéndose como una reina vencedora. Entonces ¿por qué no tratar de reflejarnos en el espejo de la maravillosa o cruel Verdad?. No siempre es buena y a veces suele ser muy dolorosa, pero estoy convencida, que la peor de las verdades es siempre preferible a la mejor de las mentiras.

 

 

Volver